Omitir la navegación

Idioma:

English
Français
عربى

Español

Italiano

Enlaces:

Inicio Mi Visita(Versión Completa) Mi Colección(Versión Completa) Buscar Glosario Ayuda Versión Completa

Socios de Egipto Eterno:

SCA CultNat IBM Corporation Acerca de Egipto Eterno Condiciones de Uso Contactar
Para la eternidad: el renacimiento digital de un objeto arqueológico

Durante milenios, los egipcios han comprendido la importancia de conservar y transmitir la cultura a través de muchos medios. El arte egipcio se ha difundido con una gran comprensión de la fuerza y la longevidad que una fusión de texto, imágenes y arquitectura puede ofrecer. El Egipto Eterno, mucho más que un simple proyecto tecnológico, amplía y mejora esta noble tradición documentando y presentando en formato electrónico los objetos culturales para la posteridad. Este "renacimiento digital", si bien no puede ofrecer el carácter eterno de una tumba sellada, ayuda a garantizar que las generaciones venideras conocerán la importancia de estos tesoros. He aquí la historia de un objeto arqueológico y el camino que ha seguido desde el momento de su creación hasta su recreación digital.

Modelado durante la decimoctava dinastía de faraones, entre 1347 y 1337 a.C., el Trono de Tutankamon es una obra maestra del arte egipcio antiguo. Construido de forma muy elaborada con madera, oro y plata, y con incrustaciones de piedras semi preciosas, cristal y loza, el llamado "Trono de oro" fue descrito por el patrón del arqueólogo Howard Carter, Lord Carnarvon, como "uno de los muebles más maravillosos jamás hallado". Descubierto por Carter en 1922 en la antecámara de la deslumbrante tumba de Tutankamon, este trono ha adquirido una importancia superada únicamente por la máscara funeraria de Tutankamon como símbolo de la autoridad de un joven rey y un ejemplo del objeto arqueológico más delicado del Nuevo Imperio.

El trono seguía teniendo el mismo esplendor setenta y nueve años después de su descubrimiento cuando IBM se asoció con el gobierno egipcio para llevar a cabo el proyecto del Egipto Eterno. Cuando el equipo de egiptólogos y de expertos en la materia del Centro egipcio de documentación del patrimonio cultural y natural (CultNat) empezaron a pensar sobre los temas que estructurarían el contenido del proyecto, el trono fue sin duda una opción evidente. Además de ser una muestra de arte del más alto nivel, el trono es también un registro visual de la tumultuosa realidad política de la decimoctava dinastía (y representa, a su modo, las formas heréticas -aten de los nombres de Tutankamon y su reina) y nos recuerda que incluso una tumba tan prístina como la de Tutankamon no se escapó de las manos de los ladrones (las rejillas originales que unían las piernas fueron violentamente arrancadas). El trono, pues, se añadió a una lista de contenido de alta prioridad de los objetos arqueológicos esenciales para comprender la cultura egipcia. Es evidente cualquier colección virtual de objetos arqueológicos egipcios sería incompleta sin su presencia.

Una vez que se hubo seleccionado el trono, IBM y CultNat evaluaron las opciones para capturar su representación visual de la forma más precisa posible. Un equipo de investigadores del centro de investigación T. J. Watson de IBM sito en Nueva York había desarrollado una nueva tecnología de digitalización en 3D y la había aplicado a la documentación y al estudio de obras de arte durante varios años. Esta tecnología se había utilizado recientemente para crear un modelo digital muy preciso de la Pietà florentina de Michelangelo. Gracias a la digitalización de las propiedades de la forma y la superficie de un objetos arqueológico, es posible ofrecer representaciones muy reales de la misma. Esto permite a un historiador de arte analizar metódicamente el objeto arqueológico girando y ampliando interactivamente el objeto en la pantalla del ordenador. Además, a través del sitio web el modelo digital en 3D pasa a estar disponible para un público mucho más amplio. Y lo que es todavía más importante, el modelo virtual puede manipularse para generar representaciones que no pueden crearse a través de ningún otro medio. Por ejemplo, es posible restaurar el modelo virtualmente reemplazando las piezas que faltan o dando vida de nuevo a los colores desvanecidos. Asimismo, el modelo puede sumergirse en un entorno reconstruido o incluirse en una secuencia animada para mostrar su uso. El sitio web del Egipto Eterno contiene ejemplos de restauraciones virtuales y animaciones basadas en modelos en 3D.

IBM desarrolló un escáner personalizado para digitalizar el trono de Tutankamon y otros objetos arqueológicos de gran tamaño. El escáner se diseño y creó en IBM Research, y la suite de módulos de software utilizada para adquirir y procesar los datos se ensambló en una interfaz gráfica de usuario unificada en el centro de desarrollo tecnológico de IBM del Cairo. Montado en un soporte de estudio fotográfico, el escáner puede desplazarse alrededor del trono, y situarse a determinado ángulo para capturar todos los detalles de su compleja geometría. Se utiliza una combinación de técnicas para medir la forma y la reflectancia de la superficie. Desde cada una de las posiciones del escáner, un escáner a larga distancia captura la forma de una parte del objeto, y cinco fotografías digitales registran su aspecto en distintas condiciones de luz. Para capturar toda la superficie del trono, fueron necesarias casi 150 tomas con el escáner. Se realizó una calibración muy precisa para garantizar que muchas de las delicadas piezas del modelo se pudieran ajustar correctamente. Posteriormente, se combinaron las digitalizaciones de la forma para crear un modelo de la forma del trono, y luego se rellenaron los huecos existentes. Se procesaron las imágenes de cada una de las vistas para eliminar el efecto de las fuentes de luz, lo que dio paso a los colores intrínsecos del objeto, que fueron definidos sobre la representación de la forma. La superficie brillante de algunas partes del trono complicó el proceso ya que introducían mucho ruido en los datos de la forma y dificultaban todavía más el proceso de eliminación de los efectos de luz en las imágenes en color. El resultado del proceso fue un modelo en 3D que podría utilizarse para representar vistas del trono desde cualquier ángulo y bajo cualquier condición de luz.

Con el trono ya capturado digitalmente, CultNat llevó a cabo la tarea de documentación. Como paso muy importante en la conversión digital del objeto arqueológico, la tarea asociación de los datos descriptivos con el trono permitió establecer relaciones del mismo con miles de objetos arqueológicos, personas, lugares, temas, historias y soportes del lugar. Los egiptólogos categorizaron el estilo artístico, la técnica y los materiales del trono, al mismo tiempo que indicaron las fechas clave (fecha de creación y de adquisición, por ejemplo) y los lugares clave (dónde puede encontrarse hoy en día y dónde se creó en la antigüedad) de su larga historia. Categorizado de este modo, el trono pasó a ocupar su lugar en una web muy rica en contenido de elementos relacionados. Una vez dentro el sistema de gestión de contenido del Egipto Eterno, el registro del trono podría utilizarse para ilustrar los artículos, las historias y las visitas que conforman la base estructural del proyecto. CultNat, por ejemplo, utilizó la imagen y los datos del trono para dar vida a dos "módulos" de historia denominados Bodas reales en el Egipto antiguo y El mobiliario de Tutankamon.

El último paso del proceso de recreación del trono fue la representación del trono virtual en distintas formas. Se crearon imágenes 2D del trono en distintos tamaños para presentarlos en la Guía digital del Museo egipcio y para obtener imágenes ampliadas de alta resolución en el sitio web del Egipto Eterno. Además, las imágenes en 3D se convirtieron en vistas de 360 grados del trono para presentarlas en el sitio web. Por último, el trono pasó a formar parte de la gran reconstrucción virtual de la tumba del rey Tutankamon. Esta recreación completa de los objetos arqueológicos tal y como se encontraron in situ en 1922 permite a los visitantes explorar el contenido de la tumba, incluida la obra maestra del trono, como si hubieran abierto la tumba ellos mismos. Dejando ya de formar parte de la tumba real concebida como lugar de reposo final para los signos exteriores terrestres del joven rey Tutankamon, el trono ha renacido virtualmente en un nuevo entorno que recrea el esplendor y la belleza que debieron sorprender a Carter hace ya muchos años.

El Trono de Tutankamon es uno de los muchos ejemplos de objetos arqueológicos capturados y presentados de forma digital. Si está interesado en el tema y desea obtener más información, puede explorar las tecnologías que hicieron posible el Egipto Eterno o explorar el exhaustivo contenido que le da vida.

Visión general
Adquisición de imágenes y creación de contenido
Sistema de Gestión de Contenido
La Guía Digital en el Museo Egipcio
La Guía Digital para el Acceso Móvil
El Sitio Web de Egipto Eterno
El Quiosco de Egipto Eterno
Premios y Reconocimientos
Vídeo

(requiere Flash)

Conozca Egipto Eterno siguiendo el camino que ha recorrido un objeto arqueológico desde su creación hasta su recreación digital.

Socios de Egipto Eterno
Consejo Supremo de Antigüedades
Centro de Documentación del Patrimonio Cultural y Natural
IBM Corporation
Volver al principio